Es mi perro teniendo una convulsión?

incautación

Debido a que muchos de los dueños de perros no entienden completamente cómo las convulsiones afectan a los animales y cómo identificarlos, a menudo se diagnostican erróneamente un ataque como una mera idiosincrasia canina como el lloriqueo o estimulación. Cuando su perro no puede decirle que tiene que ver al médico, usted tiene que ser el uno para saber cuando las cosas van mal. Estar atentos y educados sobre la salud de su mascota es tan vital como esas visitas al parque para perros.

Etapas de apoderamiento

1. Etapa Prodome. La etapa previa al ataque real. Los cambios en el estado de ánimo de un perro pueden observarse como la visualización de necesidad, jadeo excesivo, estimulación, y quejándose.
2. etapa ictal. La convulsión en sí. Algunos síntomas incluyen parálisis temporal, pérdida de la conciencia, aire patear, las deposiciones de los dientes masticando, y micción incontrolable.
3. Etapa de Post-ictal. En el momento en el ataque del perro es más, que se ajustará rápidamente de nuevo a la conciencia. Mientras que las señales en fase ictal sólo duran unos pocos segundos o minutos, aquí, los síntomas pueden durar un par de horas. Los signos conductuales pueden incluir el consumo excesivo de comida y agua, ceguera temporal, confusión, babeo, y caminar en la pared o los objetos.

Si su perro parece haber sufrido de un ataque, busque atención médica de inmediato, ya que pueden dar lugar a daños permanentes en el cerebro. Su veterinario será capaz de diagnosticar la causa y trabajar con usted para determinar el mejor curso de tratamiento.

Las causas más comunes de apoderamiento

Las convulsiones se producen por numerosas razones. Los veterinarios recomiendan normalmente varias pruebas de diagnóstico para encontrar la causa del problema. Esto por lo general comienza con los análisis de sangre que pueden conducir a pruebas avanzadas del cerebro tales como MRI, CT, y LCR. El siguiente probablemente podría ser la fuente de convulsiones caninos:

1. anomalías estructurales o de desarrollo
2. Reacción al alergeno o toxina
3. trastorno sistémico, como la enfermedad de la tiroides o la desviación del hígado
4. La infección viral o bacteriana
5. Tumor cerebral, benigno o maligno
6. La mala alimentación y / o reacción a los alimentos para mascotas baja calidad



Qué hacer

Si cree que su perro está teniendo un ataque, trate de mantener la calma y mantenerlo fuera de peligro. Comience a mover cualquier objeto que pueda interponerse en el camino o pueden caer en su perro, en caso de que toparse con él. Trate bloqueando escaleras y cualquier área que pueda presentar riesgos para la seguridad. Nunca coloque la mano o cualquier cosa en o cerca de la boca de su perro puesto que puede sufrir lesiones graves. Sí, puede morderse la lengua, pero seguramente nunca se la trague. En otras palabras, sólo tiene que tratar de mantenerse alejado de su mascota hasta que el ataque ha terminado.

Cómo manejar la condición

En los casos en que se identifican las anomalías cerebrales, las opciones de tratamiento pueden variar de acuerdo con el diagnóstico específico así como la gravedad de la enfermedad. Por suerte, los ataques epilépticos en los perros pueden ser regulados con cambios en la dieta y / o medicamentos. Hay numerosos medicamentos anti-convulsivos que su veterinario puede utilizar para prevenir las convulsiones. La mayoría de los veterinarios, sin embargo, no se recomiendan medicamentos si los ataques son leves o si tiene lugar menos de una vez al mes. Al igual que cualquier otra droga, estos tratamientos farmacéuticos tienen efectos secundarios. Sin embargo, si ayudan en el control de las convulsiones de su perro, es posible que los beneficios eclipsan los riesgos.




¿Su perro ha tenido una convulsión? ¿Cómo se puede consolar a su perro y ayudar a él cuando uno pasa? Comparte tus consejos con nuestros lectores!

El siguiente video muestra Tanner, un Golden Retriever de alto nivel, pasando por una crisis bastante grave. Puede ser difícil para algunos de ver, pero humano de Tanner hace un gran trabajo de mantener la calma y la descripción de lo que está sucediendo mientras se asegura de que está a salvo en su entorno. Este perro ha tenido una amplia atención veterinaria, pero ha sufrido convulsiones durante toda su vida.

Artículos Relacionados